Visión empresarial de la abogacía

Visión empresarial de la abogacía

No estamos acostumbrados a ver al abogado como una figura emprendedora, capaz de dirigir su negocio con la soltura que exige el mercado actual. Y ello a pesar de que, cada vez más, el mundo de la abogacía exige una visión empresarial de la profesión. El perfil tradicional del letrado, asociado a la lectura y el estudio en profundidad de los asuntos, supone un hándicap hoy en día para aquellos abogados que quieren competir en un mercado masificado y global. El éxito en la profesión depende de varios factores, donde la calidad técnico-jurídica es sólo uno de ellos y no necesariamente el principal. Conseguir una cuota de mercado y mantenerla es una de las funciones de la abogacía que no todos han entendido y que marca la diferencia a la hora de evaluar la viabilidad de un despacho. La gestión empresarial del despacho es el factor X al que muchos abogados no han sabido enfrentarse en su día a día profesional y que ahora empieza a pasar factura.

El despacho tradicional español difícilmente llega a los tres socios de media, algo difícil de encontrar en otros mercados europeos. Los españoles se alejan de las grandes estructuras y predomina el perfil del “cazador solitario”. Sin embargo, el gran número de ejercientes y la durísima competencia está exigiendo a los abogados tradicionales un reciclaje en su capacidad de salir al mercado a captar y fidelizar clientes que no todos son capaces de asumir.

Una de las carencias de la formación legal de los juristas en las facultades de derecho es la gestión empresarial, que no se encuentra en los programas de estudio ni siquiera como asignatura optativa. Tomar contacto con el mundo empresarial desde el primer día es algo fundamental para poder realizar una gestión de despacho óptima el día de mañana.

Conceptos como estrategia, márketing, comunicación, recursos humanos y finanzas son conceptos desconocidos para muchos letrados que hacen imposible la realización de buenos planes de negocio que innoven en la profesión. Como consecuencia, la mayoría de los despachos españoles rinden a medio gas y dejan escapar gran parte de su potencial por culpa de sistemas de gestión carentes de cualquier mínimo principio empresarial.

En unos tiempos en los que ya no cabe un alfiler, muchos de estos abogados poco previsores van a sufrir las consecuencias y van a ser expulsados del negocio por las grandes compañías legales y por jóvenes compañeros hiper-especializados y con una gran capacidad de innovación. Nos guste más o menos, al igual que ya ha sucedido antes en muchos países de nuestro entorno, el abogado es ahora un empresario del sector legal y no un artesano de las leyes. Corren nuevos tiempos y adaptarse significa sobrevivir.

En AlhambraNet.info somos un grupo de Abogados especializados en distintas materias del Derecho. Apostamos por las nuevas tendencias. Si tienes un problema legal y necesitas atención personalizada, escríbenos a alhambranetinfo@gmail.com o visita nuestra sección de Contacto.