¿Qué pasa con Twitter y Facebook después de morir?

¿Qué pasa con Twitter y Facebook después de morir?

Esperemos que no sea pronto, pero al final siempre sucede: Coge uno y se muere. Entre todas las cosas de las que se ocupa el Derecho de Sucesiones, hay una que no está todavía demasiado clara: ¿Que pasa con esas dichosas cuentas que nos ha dado por hacernos en Facebook, Twitter, etc.?

El asunto es cuanto menos complejo, ya que nadie se planteó el tema de la “sucesión tecnológica” el día que se inventaron las redes sociales, si es que se inventaron un día en concreto. Y una segunda cuestión, además de conseguir cerrar o no el perfil de una persona fallecida, ¿qué sucede con la información contenida y cuál es la relación con el famoso Derecho al Olvido?

¿Quién se hace cargo?

Cuando una persona fallece, es necesario realizar trámites y preparativos, hacerse cargo de eliminar el perfil social es una de esas tareas. Desagradable pero inevitable, y alguien la tiene que hacer.

Ahora bien, cada red social tiene sus propias reglas y no hay un protocolo (todavía) que unifique los procedimientos de baja por fallecimiento. De momento, existen empresas, caras pero eficientes, que se hacen cargo del trabajo y nos pueden ahorrar un trabajo tedioso e ingrato, además de complicado técnicamente para el que no esté familiarizado. A la hora de solicitar el cierre de un perfil, es necesario demostrar el parentesco y aportar documentación concreta y suficiente.

Sin más prólogo, analizamos red a red, cuales son las particularidades:

Facebook: Es la red que menos trabas pone, en tanto que facilita el proceso e incluso ha introducido el concepto de “perfiles conmemorativos”. En caso de no tramitarse ninguna solicitud, el perfil seguirá abierto ab aeterno. O mientras dure Facebook.

Google: La Gran G. te permite establecer qué quieres que suceda con tu perfil tras tu fallecimiento, en una especie de legado online. También puedes nombrar un “heredero”, que recibirá tus claves y decidirá el destino final de la cuenta.

Twitter: Una cuenta sin actividad se elimina a los 6 meses, aunque se puede cancelar previamente si se comunica el fallecimiento.

Hotmail, WordPress o Instagram, también tienen formas de solicitar la baja por fallecimiento, si bien no son sistemas tan intuitivos como los anteriores. Tanto en las anteriores como en Pinterest o Linkedin, la cuenta permanecerá activa si no se inician los trámites para la eliminación.

En algunos casos, como PayPal, se introduce además la cuestión de qué sucede si existe dinero en la cuenta en el momento del fallecimiento. En principio, se incluirá en la masa que debe repartirse entre los herederos y se siguen las normas generales del Código Civil, pero en la práctica no es un asunto fácil de gestionar.

Por último, hay que mencionar que, de momento el Derecho al Olvido sólo puede solicitarse por la persona afectada y no están legitimados ni familiares ni allegados. Quizás en una futura reforma se flexibilice algo este aspecto.

Querido lector, si has llegado hasta aquí, sólo nos queda desearte mucha salud. También en esa segunda realidad que son las redes sociales.

En AlhambraNet.info somos un grupo de Abogados especializados en distintas materias del Derecho. Apostamos por las nuevas tendencias. Si tienes un problema legal y necesitas atención personalizada, escríbenos a alhambranetinfo@gmail.com o visita nuestra sección de Contacto.