Los peligros de las Redes Sociales

Los peligros de las Redes Sociales

Las redes sociales, que empezaron como un accesorio a nuestra vida social, un pequeño espacio donde compartir las fotos de una salida o de un cumpleaños, han tomado en apenas una década un papel absolutamente protagonista: Ahora, en los cumpleaños y en las salidas, comentamos las redes sociales.

Twitter y Facebook y, por qué no, Google (que además posee YouTube) o en menor medida Pinterest, LinkedIn, etc., se han convertido en compañías gigantes que intervienen en multitud de ámbitos de nuestra vida personal. Este protagonismo acarrea determinados riesgos. Hoy vamos a hablar, desde nuestro punto de vista, de cómo evitar los peligros en las Redes Sociales:

Antes de nada, hay que tener claros los riesgos. Desde el pirateo informático, con actividades delictivas complejas como el phishing, al simple (y peligroso) bullying o la difusión de datos personales. Si ya conocemos los riesgos (aunque estos nunca dejen de sorprendernos), es el momento de hablar de las medidas de protección.

En primer lugar, vamos a apelar a la responsabilidad personal. Hay información que, por sentido común, no deberíamos compartir en las redes sociales. Si no tenemos esto claro, es que todavía no hemos entendido que las redes sociales son el “pequeño” Gran Hermano del que hablaba Orwell y que un clic es lo que separa tener control de nuestra privacidad de no tenerlo (y a veces, ni eso). Cuando hablamos de sentido común, hablamos de todos los datos personales y financieros (NIF, Cuenta Bancaria) y de algunos más, incluso el nombre completo y la fecha de nacimiento.

En segundo lugar, hay redes sociales mejores y peores, y dentro de las menos malas, hay opciones de privacidad más o menos permisivas. En la medida que esté en tu mano, echa el candado todo lo posible. Salvo, claro está, que quieras propagar determinada información a los cuatro vientos. En muchos de estos casos, la intención de llegar a más personas tiene que ver con motivos profesionales, no dudes en hacerte un perfil profesional y en poner barreras entre tu “yo personal” y tu “yo profesional”.

En tercer lugar, anticipa la difusión y los posibles lectores que vas a tener. Determinados insultos o pequeñas amenazas que pasan desapercibidos (no por ello son aceptables) en una conversación personal, quedan registrados, a veces para siempre, en las redes sociales. Recuerda que determinados comentarios o post podrán suponerte una barrera en el futuro y, en determinados casos, incluso problemas legales.

Por último, no dudes en “autobuscarte” en Google y ver el estado de tu reputación digital, poner tu nombre en Google ya no es una actitud egocéntrica, sino una medida de protección. En última instancia, recuerda que, desde hace un tiempo, tienes acceso al “Derecho al Olvido”. Ejércelo si llega el caso.

En AlhambraNet.info somos un grupo de Abogados especializados en distintas materias del Derecho. Apostamos por las nuevas tendencias. Si tienes un problema legal y necesitas atención personalizada, escríbenos a alhambranetinfo@gmail.com o visita nuestra sección de Contacto.