Los errores más habituales de los inversores

Los errores más habituales de los inversores

A veces, el papel del inversor tiene que ver más con el de un jugador de poker en una mesa hostil que con la mera gestión de un fondo o un depósito. La psicología juega un papel fundamental en el inversor, por muy alto que este haya llegado antes en el mundo de los negocios, y nadie está exento del pánico ni de la afectación mental que supone ganar o perder altas sumas de dinero.

Si quieres evitar el “vértigo del inversor”, ya muevas miles o millones, aquí van unos cuantos consejos:

Los inversores arriesgan cuando el mercado sube y evitan riesgos cuando el mercado baja. El control de impulsos, dado que es imposible saber el momento exacto de entrar o salir de una posición, es un ejercicio mental que todo inversor debe saber manejar. Un inversor inteligente debe saber calcular correctamente los objetivos, el riesgo, la estrategia y los plazos. Y a partir de ahí hacer los ajustes necesarios de una manera racional. El pánico y la avaricia son nuestros dos principales enemigos, controlarlos exige un auténtico control digno de un maestro zen.

Perder la perspectiva sobre cuando vender posiciones ganadoras y mantener posiciones con pérdidas exige un cálculo analítico, frío y objetivo, de lo contrario el batacazo puede ser considerable. Perder en el largo plazo puede ser asumible durante un tiempo si entraba dentro de lo previsto, en caso contrario debemos revaluar nuestra posición.

Cada inversión se debe analizar una por una, sin considerar la cartera de una forma conjunta. No compensamos caballos ganadores con caballos perdedores, simplemente apostamos a los primeros y huimos de los segundos.

Cuidado con las burbujas. Los inversores tienden a comprar a la baja, adquiriendo más y más títulos de un activo que va cuesta abajo, pero ¿y si no vuelve a subir? La burbuja tecnológica y la inmobiliaria han conseguido quebrar a las empresas más solventes. Se previsor y no te embarques en proyectos perdedores.

La sobrevaloración y el boca a boca. Empresas viables no tienen que ser, necesariamente, buenas inversiones. El funcionamiento de la bolsa gira en torno a muchas variables y la reputación es una de ellas. Un pequeño ajuste en una empresa sobrevalorada puede no mandar a la ruina a dicha empresa, pero sí a nosotros y a nuestra cartera.

No es bueno ni el exceso de confianza ni perder de vista el factor tiempo. Jugar a corto plazo es peligroso, no seguir trabajando diariamente en asegurar el largo plazo también lo es. Un nuevo competidor o un vaivén bursátil pueden dar con nuestra confianza y con nuestros ahorros en la más absoluta quiebra.

En AlhambraNet.info somos un grupo de Abogados especializados en distintas materias del Derecho. Apostamos por las nuevas tendencias. Si tienes un problema legal y necesitas atención personalizada, escríbenos a alhambranetinfo@gmail.com o visita nuestra sección de Contacto.