La reclamación de cantidad

La reclamación de cantidad

El ejercicio de la reclamación de cantidad exige que se reúnan ciertos requisitos. En primer lugar, hay que matizar varios conceptos de la responsabilidad contractual, entre ellos, que la responsabilidad surge del daño producido por el incumplimiento del contrato, no por el mero hecho de incumplir. De esta diferenciación se derivan sus correspondientes consecuencias:

Uno de los ejemplos de esta diferencia de conceptos es el de la prestación sustitutoria, que satisface los intereses del acreedor igualmente aunque se entregue cosa distinta de lo pactado, si se produce este tipo de cumplimiento alterno no existe responsabilidad por parte del deudor.

Otro de los requisitos a los que hay que atender cuando se habla de incumplimiento es el del retraso de la entrega. Un deudor no se constituye en mora si la causa del retraso no le es imputable y, por el contrario, el ha actuado diligentemente para efectuar la entrega.

El ejercicio de la acción del resarcimiento de daños y perjuicios le corresponde a la parte que sí ha cumplido desde el momento que se producen los daños, no desde el momento del incumplimiento. En tanto no se han producido los daños las acciones disponibles tienden a buscar la satisfacción del contrato incumplido.

El resarcimiento o indemnización de los daños ocasionados, a través de la acción de reclamación de cantidad, debe efectuarse en el momento que el incumplimiento es definitivo y la satisfacción de acreedor deviene imposible.

En AlhambraNet.info somos un grupo de Abogados especializados en distintas materias del Derecho. Apostamos por las nuevas tendencias. Si tienes un problema legal y necesitas atención personalizada, escríbenos a alhambranetinfo@gmail.com o visita nuestra sección de Contacto.