La calidad como forma de marketing

La calidad como forma de marketing

El producto que ofrecemos como abogados es un aspecto vital en el marketing y en la comunicación de nuestro despacho, ya que sin el producto adecuado, cualquier estrategia comercial hará aguas en poco tiempo. Mantener la calidad de un producto y posicionarse gracias a ella exige decisiones importantes a largo plazo que pueden determinar el resto de nuestra estrategia comercial.

El producto que ofrecemos, en este caso los abogados, puede ser visto como aquellos beneficios que su uso aportará al cliente, constando dicho beneficio de una serie de atributos tangibles (asistencia , trato personal, conocimientos técnicos), que pueden diferenciar nuestro despacho del resto de la competencia.

Las características externas del producto que son aquellas que el cliente percibe a simple vista y que nos distingue de la masa de competidores. La principal característica externa de nuestro producto es la marca y todo lo que ello conlleva. Nuestra marca, por su parte debería ser:

  • Fácil de pronunciar.
  • Fácil de recordar.
  • Relacionable con las ventajas de nuestros servicios.
  • Susceptible de utilizarse en el ámbito internacional.

Las marcas se pueden clasificar según distintos criterios, aunque el más habitual en los despachos de abogados es el de marca única, cuya estrategia consiste en nombrar con la misma marca a todos los productos que comercializamos en nuestra empresa. Salvo excepciones, la marca que promocionamos como abogados somos nosotros mismos o nuestra firma como despacho. Sin embargo, otras estrategias que se pueden usar son:

  • Marcas múltiples o individuales: Creadas específicamente para determinadas líneas de producto.
  • Segunda marca: Lanzamos una versión “low cost” de nuestro mejor producto.

 Las características internas de nuestro servicio son aquellas que no se aprecian a primera vista y de cuya visibilidad depende nuestra reputación en cuanto a calidad y fiabilidad. Al tratarse la abogacía de una actividad en gran parte intangible, debemos hacer un trabajo específico de marketing para posicionar nuestro valor añadido. Hay varias formas:

  • Hacer tangible el servicio desarrollando un soporte tangible, desde una carpeta a un kit de nuevo cliente.
  • Identificar el servicio con un nombre que permita su identificación, incluyendo nombre, logo y todo lo relativo a identidad corporativa.
  • Reforzar la comunicación de nuestros empleados ya que van a ser los que transmitan nuestra imagen y de la confianza que tengan en esa comunicación depende gran parte de nuestro éxito.
En AlhambraNet.info somos un grupo de Abogados especializados en distintas materias del Derecho. Apostamos por las nuevas tendencias. Si tienes un problema legal y necesitas atención personalizada, escríbenos a alhambranetinfo@gmail.com o visita nuestra sección de Contacto.