Indemnización por despido

Indemnización por despido

La indemnización por despido se define como la cantidad que la empresa tiene que pagar a un trabajador cuando se presenta un caso de despido no justificado. Ahora bien, las características de este derecho suelen variar mucho en función de la legislación de cada país, así como del tipo de contrato que se haya acordado. A pesar de ello, por lo general, en el derecho comparado, la cantidad de la indemnización que determina en proporción al número de años que tiene de vigencia el contrato laboral hasta el momento en el que se puso fin al mismo.

Es importante mencionar que en el derecho laboral se hace uso de la expresión “estabilidad relativa” con la intención de referirse a aquellos contratos laborales en los que las empresas únicamente pueden rescindir liquidando una indemnización. De hecho, en algunos países y en determinados tipos de contratos laborales se tiene lo que se denomina como “estabilidad absoluta”, que en este caso corresponde a contratos que ya tienen un periodo de tiempo prolongado de vigencia y que se utilizan para describir la falta de derecho de las empresas a rescindir el contrato laboral sin causa justificada, incluso sin pagar una indemnización.

En el caso específico de España, cuando se presenta un despido laboral improcedente, el trabajador generalmente puede exigir una indemnización como consecuencia de ese despido. En cuanto a la cantidad de esta indemnización por despido en España, esta en realidad va a depender del tipo de contrato laboral que se haya acordado.

Los contratos regulados por la Ley 12/2001 y que se pudieron celebrar hasta el 12.2.2012, siempre que fuera por causas objetivas y la extinción fuera declarada improcedente, la indemnización que el trabajador recibirá corresponderá a 45días de salario por año de servicio, prorreteándose por meses los periodos de tiempo que sean inferiores a un año. Después de la reforma y hasta un máximo de 24 mensualidades, la indemnización se ha reducido hasta los 33 días.