Financiación Privada de los partidos políticos

Financiación Privada de los partidos políticos

Introducción

En España, la financiación de partidos se regula, principalmente, mediante tres leyes orgánicas:

  • La Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, de Régimen Electoral General, también conocida como LOREG.
  • La Ley Orgánica 6/2002, de 27 de junio, de partidos políticos.
  • La Ley Orgánica 8/2007, de 4 de julio, sobre financiación de los partidos políticos.

La LOREG sufrió la primera reforma de consideración en sus casi 30 años de vida el pasado 2011, reforma recogida en las Leyes Orgánicas 2 y 3 de 2011 promulgadas el 28 de enero.

La Ley Orgánica 8/2007 recoge de forma expresa la diferencia en el origen de los recursos que pueden obtener los partidos políticos en España, distinguiendo entre financiación pública y financiación privada. En el caso concreto de la financiación privada, contempla el artículo 2.2 de la Ley que son legítimos los fondos obtenidos de:

  • Las cuotas y aportaciones de sus afiliados, adheridos y simpatizantes.
  • Las donaciones en dinero o en especie que se perciban en los términos y condiciones previstos en esta ley.

La interpretación que se debe dar a varios preceptos de esta ley se ha presentado problemática y el debate sobre su alcance legal sigue aún abierto. Sirve de ejemplo la definición del término simpatizante y hasta qué punto ésta puede ser más o menos amplia. Aunque sin solucionar definitivamente el problema, la Ley Orgánica 6/2002 hace una alusión general a los miembros de los partidos políticos como “personas físicas, mayores de edad, que no tienen restringida su capacidad de obrar”. Con esto queda acotado el término “simpatizante” a unos mínimos ineludibles.

El debate continúa a raíz de la literalidad del artículo 4.2 de la LO 8/2007, que dice que “los partidos políticos podrán recibir donaciones, no finalistas, nominativas, en dinero o en especie, procedentes de las personas físicas o jurídicas, dentro de los límites y de acuerdo con los requisitos y condiciones establecidos en esta ley”. Si nos fijamos detenidamente, este precepto abre la puerta a las donaciones de las personas jurídicas y la cierra a las donaciones para objetivos concretos.

La sección C del artículo anterior estipula, sin embargo, que las empresas privadas no están facultadas para realizar donaciones, ni directa ni indirectamente, a los partidos políticos si están prestando servicios u obras para las Administraciones Públicas, organismos públicos, etc.  También hay que considerar la posibilidad de que determinados cargos públicos o funcionarios especiales tengan limitada su capacidad a la hora de realizar donaciones a partidos políticos.

Siguiendo nuestra exposición, el artículo 7 de la LO 8/2007 permite las donaciones realizadas por personas extranjeras, tanto físicas como jurídicas, siempre que cumplan los requisitos legales. Este precepto abre interesantes vías de financiación a los partidos políticos que, sin embargo, no han sido todavía desarrolladas en la práctica con suficiente profundidad. En mi opinión, una buena campaña de recaudación de fondos privados no debería dejar pasar la oportunidad de innovar en este sentido, más aún en el ámbito de políticas convergentes, como pueden ser las de ámbito europeo y la cooperación transfronteriza en la defensa de intereses comunes.

Una exposición ordenada sobre quién puede realizar donaciones a partidos políticos en España sería la siguiente:

a)      Personas jurídicas:

  • Con la limitación de aquellas que presten servicios para la Administración Pública
  • Con la prohibición expresa de recibir donaciones de empresas de naturaleza pública o que incorporen capital público.

b)      Personas físicas:

  • Siempre que el donante sea mayor de edad y tenga plena capacidad de obrar.

c)       Personas jurídicas extranjeras:

  • Con la limitación de aquellas que presten servicios para la Administración Pública
  • Con la prohibición expresa de recibir donaciones de empresas de naturaleza pública o que incorporen capital público.

d)      Personas físicas extranjeras:

  • Siempre que el donante sea mayor de edad y tenga plena capacidad de obrar.

La forma y los tipos de donaciones políticas.

Las tres principales formas de realizar donaciones válidas se recogen en el artículo 4.2 de la LO 8/2007, son los siguientes:

a)      Donaciones nominativas: Las donaciones, también las políticas, son una acto jurídico inter vivos, mediante el que el donante transfiere al donatario el dominio de una cosa específica. No son, por tanto, negocios onerosos y son nominativos en tanto que en la entrega se ha de especificar el nombre del donante y el destinatario al que va dirigida la donación. La ley prohibe específicamente las donaciones anónimas.

b)      Donaciones no finalistas: Está prohibida también la realización de donaciones efectuadas para cumplir un fin específico. Con esta medida se evita que el donante pueda condicionar a un partido político para que realice acciones destinadas a su beneficio exclusivo y no al de una generalidad de personas, que será más o menos amplia dependiendo del ámbito de actuación del partido político de que se trate. Este principio tiene como excepción aquellas donaciones realizadas a una campaña electoral.

c)       Donaciones en dinero o en especie: Es muy interesante la inclusión en la ley de las donaciones en especie, más allá de las meramente dinerarias. Desde material de oficina a vehículos o locales. Si a esto añadimos lo ya referido sobre las donaciones de personas extranjeras podemos descubrir un vasto territorio sin explorar en el ámbito de la financiación de partidos que incluyan movimientos de solidaridad internacional y movimiento de recursos transfronterizos entre periodos electorales. Como ejemplo, imaginemos un partido francés y otro español, adscritos a la misma corriente ideológica, que intercambian material electoral al no coincidir sus respectivos periodos electorales en el mismo año.

En cuanto a los requisitos formales, la ley española es rigurosa y exige la inclusión de los siguientes extremos:

  • Constancia de la fecha en la que se realiza la donación.
  • Identificación del donante con su NIF o su CIF, según sea persona física o jurídica.
  • Entrega de un documento en el acto de la donación que incluya los dos puntos anteriores.
  • El abono de la donación en una cuenta corriente habilitada a tal efecto.
  • Que las personas jurídicas deban aprobar la donación en sus órganos de gobierno.

La Cuantía de las donaciones políticas.

La Cuantía que una persona, física o jurídica, se regula en el artículo 5.2 de la LO 8/2007 y establece un límite anual de 100.000 euros, que se podrá actualizar conforme al IPC desde la fecha en la que se aprueba la ley, esto es, desde el año 2007.

La LOREG ha sido modificada por la LO 2/2011 y establece ahora que “Ninguna persona física o jurídica puede aportar más de 10.000 euros a las cuentas abiertas por un mismo partido, federación, coalición o agrupación para recaudar fondos en las elecciones convocadas.”

La diferencia entre ambos preceptos radica en la existencia o no de unas eventuales elecciones, formalmente convocadas, a la fecha de realizarse la donación. La juventud de este segundo precepto hace que los Tribunales no se hayan pronunciado todavía sobre la aplicación práctica de la normativa vigente y que aún no exista jurisprudencia al respecto, por lo que habrá que esperar todavía un tiempo para ver como se integran las dos formas legales que regulan la cuantía de las donaciones políticas.

En AlhambraNet.info somos un grupo de Abogados especializados en distintas materias del Derecho. Apostamos por las nuevas tendencias. Si tienes un problema legal y necesitas atención personalizada, escríbenos a alhambranetinfo@gmail.com o visita nuestra sección de Contacto.