El Recargo de Prestaciones: ¿Indemnización o sanción?

El Recargo de Prestaciones: ¿Indemnización o sanción?

El recargo de prestaciones está considerado por la mayoría de la doctrina y por casi toda la jurisprudencia como una sanción impuesta al empresario que ha descuidado sus obligaciones de seguridad para con sus empleados. Esto no obsta para entender que todavía quedan varias puertas abiertas a su interpretación como prestación indemnizatoria

Sin embargo, es innegable que la figura tiene como fin aparente el evitar accidentes laborales nacidos de la imprudencia de un empresario concreto, dada la grave amenaza de sanción que pende en el art. 132.2 de la L.G.S.S. para el incumplidor, que debe responder personalmente del recargo, sin que quepa cobertura posible al respecto.

Sin embargo, hay que insistir que el recargo no es una sanción penal ni administrativa, y no está recogida como tal en ninguna normativa.

El seguro del recargo:

La doctrina favorable al recargo, minoritaria, entiende que el art. 15.5 de la ley de Prevención de Riesgos Laborables, establece unos supuestos que posibilitan la contratación de un seguro, y en tanto que esta ley es posterior en el tiempo, deroga tácitamente a la L.G.S.S. (Ley General de la Seguridad Social).

Pocas sentencias respaldan esta visión, pero el Tribunal Supremo abre un resquicio que puede ser continuado en el futuro en Sentencia de 22 de abril de 2004, dónde establecer que:

Por otra parte, aunque se admitiera que el artículo 15.5 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales permite en la actualidad el aseguramiento del recargo, este aseguramiento tendría que realizarse por entidades aseguradoras mercantiles, pues el seguro de la responsabilidad empresarial que se establece a través de la Seguridad Social, por las Entidades Gestoras y Mutuas de Accidentes de Trabajo, únicamente cubre la responsabilidad objetiva del empresario sin incluir la que para éste puede derivarse de culpa.

 

Si el T.S. profundiza en este sentido y consolida esta nueva visión, Podríamos resumir que el aseguramiento del recargo es posible, y ello por varios motivos:

  • La L.G.S.S. no tiene rango de ley y es un texto refundido pre-constitucional
  • La Ley de Prevención de Riesgos Laborales la supera en tiempo y rango, apuntando a la superación del 123.2 de la L.G.S.S.
  • La responsabilidad empresarial en el recargo es asegurable en la legislación mercantil.
  • No se extingue el efecto preventivo y ya hay sentencias que abogan por el seguro del recargo, aunque sean minoritarias.

Por su parte, es posible compartir responsabilidad solidaria con subcontratas, ETTs, etc.

En AlhambraNet.info somos un grupo de Abogados especializados en distintas materias del Derecho. Apostamos por las nuevas tendencias. Si tienes un problema legal y necesitas atención personalizada, escríbenos a alhambranetinfo@gmail.com o visita nuestra sección de Contacto.