El Concurso de Acreedores en la Ley 22/2003

El Concurso de Acreedores en la Ley 22/2003

La Ley 22/2003 llevó a cabo una reforma profunda del sistema y entre los cambios más significativos destaca la unión de todas las institución concursales que existían en ese momento, así como la nueva visión que se adoptó a la hora de delimitar los objetivos de los procedimientos.

La unificación eliminó todos los procedimientos precedentes para dejar como única figura el Concurso de Acreedores. El nuevo proceso sirve ahora tanto para una insolvencia transitoria y relativamente leve de una persona física como para la peor de las insolvencias de las grandes multinacionales. Para ello, se ha creado un procedimiento de gran flexibilidad que permite su adaptación a todo tipo de situaciones.

El nuevo objetivo de esta legislación concursal, a diferencia de lo que ocurría bajo la normativa anterior, tiene como único objetivo la conservación del patrimonio del deudor. Con este mecanismo, el legislador permite que algunos acreedores se queden sin cobrar todo o parte de lo que se les debe, o incluso que tengan que esperar largos periodos, si con ello consiguen mantener vivos los negocios y que no desaparezca la actividad económica.

Como dijimos anteriormente, el principio regulador de la nueva ley es cuanto más a cuantos más, aunque esto implique años de espera y aunque algunos nunca lleguen a cobrar.

En AlhambraNet.info somos un grupo de Abogados especializados en distintas materias del Derecho. Apostamos por las nuevas tendencias. Si tienes un problema legal y necesitas atención personalizada, escríbenos a alhambranetinfo@gmail.com o visita nuestra sección de Contacto.