El Concurso de Acreedores antes de la ley 22/2003

El Concurso de Acreedores antes de la ley 22/2003

El sistema de Concurso de Acreedores anterior al año 2003 era, en el mejor de los casos, una figura arcaica en la que subsistían normas del siglo XIX. Aunque, en general, una norma centenaria garantiza la robustez de la misma en el arte de superar el paso del tiempo, no ocurre así en el derecho mercantil, dónde la economía globalizada y la evolución tecnológica exigen una adaptación al cambio para evitar la dispersión y los arcaísmos.

Durante muchos años la insolvencia distinguía entre personas físicas y jurídicas, así como el estado transitorio y definitivo de insolvencia. Por lo tanto, existían cuatro tipos de concursos diferentes. La Quita y Espera y el Concurso de Acreedores para las personas físicas y la Suspensión de Pagos y la Quiebra para las personas jurídicas.

Esto quiere decir que existían cuatro tipos de procedimientos, cada uno adaptado a la complejidad de los casos que habitualmente resolvía. Para las personas físicas, por ejemplo, los trámites eran sustancialmente más sencillos que para las personas físicas. La diferencia entre estado transitorio y definitivo también era importante. Mientras el primero se ocupaba de ganar tiempo para salvar la situación, el segundo perseguía una ejecución ordenada de la insolvencia.

Sin embargo, como veremos más adelante cuando hablemos de la regulación actual, la normativa no cumplió sus objetivos en el terreno práctico, situándose como un conjunto normativo complicado incoherente y falto de principios generales. Por no decir, directamente, caótico.

En AlhambraNet.info somos un grupo de Abogados especializados en distintas materias del Derecho. Apostamos por las nuevas tendencias. Si tienes un problema legal y necesitas atención personalizada, escríbenos a alhambranetinfo@gmail.com o visita nuestra sección de Contacto.