¿Cuándo se extingue la pensión de alimentos?

¿Cuándo se extingue la pensión de alimentos?

Hasta ahora, la pensión de alimentos se abonaba hasta que los hijos mayores de edad tuvieran acceso al mercado laboral. Si bien hay diversas formas de certificar cuando se produce esta entrada al trabajo activo, que además debe ser estable, uno de los criterios habituales era el momento de la obtención del título universitario, otrora garantía de un trabajo fijo.

Si embargo, en la actual coyuntura socio-económica, la obtención de una licenciatura o de un título de grado ya no es sinónimo de empleo garantizado y, consecuentemente, podrá persistir la obligación de otorgar pensión alimenticia por parte de los padres. incluso después de la obtención del título universitario.

En este contexto, una innovadora sentencia de la A.P. de La Coruña, de 4 de julio de 2014, ha mantenido la obligación de prestar alimentos a unos padres respecto de su hija de 30 años, ya licenciada. El argumento jurídico de la sentencia se remonta al artículo 152 del Código Civil, que establece que será causa de extinción de la obligación alimenticia “cuando el alimentista pueda ejercer un oficio, profesión o industria, o haya adquirido un destino o mejorado de fortuna, de suerte que no le sea necesaria la pensión alimenticia para su subsistencia”, cosa que no ocurre en este caso.

En un contexto en el que la juventud actual está muy lejos de esa mejor fortuna y no se encuentran oficios, profesiones, ni industrias que permitan una subsistencia autónoma, la obligación de alimentos, naturalizada por el art. 142 del Código Civil, se enroca en el principio de solidaridad familiar y mantiene la naturaleza moral de la obligación, convertida ahora en imperativo legal.

Es necesario recordar, en este punto, que la legislación española no regula un límite de edad para fijar la edad límite hasta la cual se puede percibir la pensión alimenticia. No poca jurisprudencia, de tiempos más prósperos, ha dejado de tener sentido en la España contemporánea. A día de hoy, en tanto que los hijos carezcan de ingresos y convivan con los padres, la obligación se mantiene por la lógica interpretación del mercado laboral actual, que ya no ofrece las mismas oportunidades. Según la A.P. de La Coruña, esta situación puede darse incluso superados los 30 años de edad.

El trabajo temporal y precario, según recuerdan numerosas sentencias, tampoco extingue la obligación y el concepto clave a tener en cuenta será el de “trabajo estable” o el de “vida laboral activa y sucesiva”.

Por contra, sentencias como la del Tribunal Supremo de 1 de marzo de 2001, con cierta disonancia, todo sea dicho, advierte del peligro de desarrollar “parasitismo social” y de la imposibilidad de prolongar indefinidamente las pensiones de alimentos. Es curioso, sin embargo, descubrir que ambas sentencias, la del T.S. de 2001 y la gallega de 2014, discuten sobre este límite y lo establecen (o lo suprimen) tras realizar un análisis contextual de la realidad.

El T.S. entendió que, en 2001, un graduado universitario en plenas capacidades físicas y con más de 30 años no está excluido del mercado laboral, salvo que así lo haya decidido de forma unilateral. La sentencia de La Coruña, 13 años después, entiende precisamente lo contrario. Los tiempos cambian y el derecho también.

 

En AlhambraNet.info somos un grupo de Abogados especializados en distintas materias del Derecho. Apostamos por las nuevas tendencias. Si tienes un problema legal y necesitas atención personalizada, escríbenos a alhambranetinfo@gmail.com o visita nuestra sección de Contacto.