Contratos de alquiler

Contratos de alquiler

Los contratos de alquiler son documentos que se utilizan para acordar el arrendamiento de una vivienda. Estos documentos se acuerdan entre el propietario de la vivienda y el inquilino. A través de estos contratos, el arrendador cede el uso y el gozo de un bien inmueble, en este caso la vivienda, al inquilino por una cantidad determinada de tiempo.

El inquilino por su parte se compromete a pagar el alquiler establecido libremente entre ambas partes, además que también se compromete a devolver la vivienda en las condiciones en las que fue recibida, una vez que concluya el contrato de arrendamiento. Es importante mencionar que tanto el mobiliario, las plazas de garaje, así como los trasteros, espacios arrendados o servicios que han sido cedidos como accesorios en la vivienda, forman parte de las normas relativas al alquiler de la vivienda.

Ahora bien, los contratos de alquiler se utilizan como vinculo entre el arrendador y el arrendatario, por lo que pueden ser utilizados como una prueba legal en caso de que se presenten posibles desacuerdos durante el periodo en el que la vivienda estuvo alquilada. Esta es la razón fundamental por la que es muy importante conocer con claridad todos los términos que se especifican en los contratos de alquiler.

Por lo que respecta a los datos o información que debe contener un contrato de alquiler, los más importantes son los que mencionamos a continuación:

  • Identidad del arrendador y del arrendatario
  • Se debe incluir el nombre del arrendador, es decir, de quien cede el uso de la vivienda
  • Se debe incluir el nombre del arrendatario, es decir, de quien adquiere el uso de la vivienda
  • Identificación de la finca o de la vivienda que es arrendada
  • Renta inicial
  • Clausulas
  • Duración

Finalmente solo decir que para los contratos de alquiler celebrados a partir del 1 de junio de 2013, el propietario debe contar con el Certificado de eficiencia energética.